Cargando...

Wilmar Valdez, Presidente de la AUF: “Es muy difícil que la FIFA le pueda decir que no a nuestra candidatura”

Wilmar Valdez tiene delante suyo uno de los objetivos más importantes que cualquier dirigente del fútbol querría tener. Presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol desde el 3 de abril de 2014, el exdirigente del Club Rentistas sueña con que Uruguay, Argentina y Paraguay organicen el Mundial del 2030.

Una copa del Mundo significa una representación nacional al más alto nivel. Es el deporte y el evento más importante del mundo. Un evento como este le cambia el estado de ánimo a toda la población de un país. La gente sale a la calle y está expectante por un partido de su selección nacional. Si presentamos un proyecto sólido es muy posible que el Mundial esté en el Río de la Plata dentro de unos años”, comentó Valdez a Milenium Sports.

La celebración del aniversario por los 100 años del primer campeonato mundial sería la excusa perfecta para que la Copa del Mundo volviera a Sudamérica. “No tengo ninguna duda de que haciendo las cosas bien el Mundial puede hacerse aquí. El argumento es de muchísimo peso, el hecho de conmemorarse 100 años del primer campeonato del mundo y llevarlo al país que lo organizó y lo ganó. Creo que es muy difícil que la FIFA pueda decir que no. Claro está que hay que trabajar para demostrarle a las autoridades que verdaderamente vamos en serio y que las cosas se pueden hacer y que principalmente estamos convencidos de organizarlo” explicó quien también fue presidente interino de la CONMEBOL entre diciembre de 2015 y enero de 2016.

Tal y como Valdez comenta, para que la FIFA elija la sede, los países organizadores deben trabajar y mucho en la previa. Mejoras en los estadios, construcción de rutas, plazas hoteleras y muchas cosas más son necesarias. “Si nosotros pensáramos en organizar una copa del mundo en las condiciones que estamos hoy en día, es claro que no lo podríamos organizar. Por eso se trata de comenzar con mucho tiempo de anticipación para instalar el tema y tratar de involucrar a todos, a los gobiernos nacionales, empresarios privados, inversionistas, asociaciones, para que cuando se tenga que elegir la sede de la próxima Copa del Mundo en 2030 verdaderamente tengamos argumentos sólidos”. Paraguay fue el último en sumarse a la iniciativa mediante el apoyo que brindaron a Uruguay y Argentina, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes; y el presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), Robert Harrison.

El fútbol uruguayo hoy por hoy no es una de las ligas más fuertes del continente americano pese a que en el pasado los equipos charrúas consiguieron títulos importantes. Nacional y Peñarol son los equipos más significativos en cuanto a lo deportivo y lo económico. De los 16 equipos que juegan en la Primera División, 14 son de la ciudad de Montevideo y eso, para el Wilmar Valdez, es un problema. “El Uruguay es un país muy pequeño. Además, padecemos de un defecto que es que somos muy centralizados. El 90% de nuestro fútbol se juega en Montevideo, donde vive más del 50% de nuestra población. Los clubes, sobre todo los de Primera División, han ordenado mucho sus presupuestos por más que falte. Los campeonatos normalmente desde hace ya varios años son muy bien diagramados, hay un calendario ya establecido y aún más ahora que la Conmebol también tiene un calendario preestablecido. Nos faltan muchas cosas, pero creo que vamos hacía un camino de ordenamiento y estamos conformes con respecto a eso a pesar de que queden muchas cosas por hacer”.

El camino ya está planteado, con una gran inversión y una buena organización el sueño de Wilmar Valdez y de otras tantas miles de personas está más cerca. Quizás dentro de algunos años el estadio Centenario pueda estar festejando una nueva final del mundo, justamente cien años después de la primera.

Notas relacionadas