Cargando...
La verdadera historia de la cancha de fútbol más fotografiada del mundo

Novedades

La verdadera historia de la cancha de fútbol más fotografiada del mundo

Antes de que se diera a conocer, el pueblo tenía como principal actividad la pesca de bacalao. Ahora también se ha sumado un turismo específico que tiene como objetivo visitar y fotografiar esta cancha de fútbol.
Lunes 2 de Diciembre de 2019

Se trata de una de las canchas de fútbol más fotografiadas del mundo. Si uno se encuentra mirando Instagram, es casi probable que entre todas las fotos, aparezca una de este estadio, que por la geografía lo vuelven único.

El Henningsvær Idrettslag Stadion queda en un pueblo noruego de 500 habitantes. Esta cancha está enclavada en un islote rocoso en un pueblo que se dedica a la pesca. En los últimos años se convirtió en una postal que se replica por todos lados.

Pero, ¿por qué no llega a ser un estadio? Porque alrededor del campo de juego solo hay un poco de asfalto y de inmediato comienzan las piedras. No hay tribunas, sino estructuras de madera donde se seca la producción local de Bacalao.

Además del estadio más “Instagrameado” es también uno de los más elegidos por las marcas para realizar producciones. Una importante empresa multinacional de gaseosas y la UEFA aprovecharon el lugar para filmar spots de publicidad.

La cancha se encuentra se encuentra al final de una ruta que serpentea por los islotes. Hasta 1983 no había puentes que unieran el islote donde se encuentra el estadio con el resto del archipiélago.

Durante el año, no se juega fútbol profesional allí, sino partidos amateurs. El club deportivo Henningsvaer IL organiza torneos con los chicos y chicas del lugar, donde se buscan transmitir los valores del deporte. Tanto la cancha como la cafetería y los baños se pueden alquilar para eventos privados, aunque se debe respetar un riguroso reglamento. La luz artificial es fundamental para que durante el crudo invierno también se pueda seguir utilizando el campo de juego.

A partir de la fama que tomó la fotografía de esta cancha, ahora el pueblo de Lofoten no solo produce el mejor bacalao del mundo, sino que también se ha vuelto un lugar de visita para los fanáticos del fútbol que desean conocer esta particular cancha.

Notas relacionadas