Cargando...
Estados Unidos y una remontada histórica

Presidents Cup 2019

Estados Unidos y una remontada histórica

Todo lo que dejó la "Presidents Cup" 2019 y la gloriosa actuación de Tiger Woods como "Capitán-Jugador".
Lunes 16 de Diciembre de 2019

Pasó una nueva Presidents Cup y la previsibilidad quedó totalmente de lado. La mayoría de la gente veía un predominio lógico de USA (la mayoría de los jugadores del equipo entre los 25 mejores del mundo) y esperaba que la copa se definiera para este lado de la balanza. Pero les puedo asegurar que nadie imaginaba el transcurso de la disputa como se fue dando.

Siendo locales y en una cancha sumamente desafiante, con greenes veloces y con caídas pronunciadas, los internacionales sorprendieron en los días previos con excelentes actuaciones.

El manejo de la batuta increíblemente pasó por el rookie mexicano Abraham Ancer. Uno de los 2 latinos existentes en el equipo, llegó invicto al día domingo con todos sus encuentros ganados, a excepción de uno: un empate memorable con Marc Leishman como compañero de la modalidad “foursome”, remontando una desventaja de 5 hoyos abajo. El otro latinoamericano partícipe, Joaquín Niemann, no tuvo una actuación destacada en resultados, pero sí en juego. Pegando un tiro espectacular en el hoyo 18 (para rescatar un empate el día sábado con Byeong Hun An), el chileno quedará en la historia en los highlights más importantes de este tradicional evento.

Cuando hablamos de USA, el comienzo no fue nada alentador. Su capitán, el legendario Tiger Woods, no tuvo un desempeño bueno el primer día (sí como jugador, ganando el único match de USA con Justin Thomas de compañero) en el armado de las parejas. Pero, poco a poco, fue inyectando «shocks» de confianza a sus “players”, que fueron haciendo efecto. El día viernes, tanto él con Thomas, como Patrick Cantlay con Xander Schauffle, salvaron sus partidos en el último hoyo, consiguiendo 2 puntos que hoy explican (en parte) el resultado obtenido. Ese sentido de pertenencia se empezó a ver más claramente el día sábado. Tiger necesitaba que su equipo vea su presencia y entendió que la mejor manera de ayudar era desde afuera del campo. Esto dio resultado e hizo que USA quede en una posición expectante al día final. Woods, toma su última decisión de este plan de contingencia para la remontada: se auto designa al primer partido para que el equipo se vea motivado y poder volver a su rol de capitán lo antes posible en el día.  

Llegamos al último día. Todo se definía con los partidos individuales del domingo. El score estaba 10-8, en favor de los internacionales. Luego de lo nombrado en los primeros días, se preveía una definición sumamente pareja. Así lo fue.

Al contrario de lo sucedido durante 3 días previos, USA pintó de rojo el tablero desde el principio de la jornada, llegando a liderar en 8 de los 12 partidos en juego. Esto generó que la situación inicial se revirtiera, y sea el equipo internacional el que tuvo que luchar de atrás.

El nerviosismo y el drama se hicieron presentes durante todo el día. Esto estuvo reflejado en varios partidos (Matsuyama-Finau y Oosthiuzen-Kuchar fueron grandes ejemplos), en donde importantes diferencias iniciales fueron evaporadas a la vuelta, con grandes remontadas.

En el primer partido (como hemos nombrado anteriormente), el capitan de USA, Tiger Woods, se medía ante el mejor jugador internacional de la copa: Abraham Ancer. El rendimiento de Tiger fue sublime y logró su cometido: ganar su partido para darle el envión inicial a su equipo y finalizar relativamente rápido, para poder volver a su rol de capitán. Fue histórica la actuación para el jugador-capitán de USA: jugó 3 partidos en esta copa y los ganó todos.

Momentos posteriores al triunfo de Tiger, llegaron las victorias de Patrick Reed (párrafo aparte para él. El último día tuvo que jugar con su profesor de caddie porque su caddie original tuvo un incidente con el público, cansado del hostigamiento a su jugador. El PGA Tour le prohibió la entrada para ese día) y Dustin Johnson. USA tomaba la delantera y… no la iba a soltar más. Mientras tanto, el equipo internacional no tuvo la solidez que había tenido en las jornadas previas. Sólo ganó 2 partidos y empató otros 4, lo cual no fue suficiente para lograr el objetivo.

El partido que definió la copa vino de la mano de Matt Kuchar, cuyo empate ante Oosthiuzen (tras haber estado 3 abajo) le aseguró el triunfo al equipo de Woods, desatando los festejos y la emoción de todos sus integrantes.

La Presidents Cup cierra así una edición plagada de momentos que quedarán en la historia, con grandes actuaciones individuales y con una definición no apta para cardíacos. Ya esperaremos, con ansias, las que vendrán.

SCORE FINAL: USA 16-INT 14

Tincho Consoli para No Está Dada

Galería

Notas relacionadas