Cargando...
Review - Control

eSports

Review - Control

Una maravilla tecnológica que no logra acertar todos los golpes que intenta dar.
Lunes 16 de Septiembre de 2019

Cuando Deadpool se estrenó, sorprendió a todos. El proyecto de Ryan Reynolds, que llevó años de esfuerzo de parte del actor canadiense y el director Tim Miller no recibió mucho capital por parte de Fox, pero resultó un éxito total a pesar de todo. Tanto Reynolds como Miller dijeron que la secuela, tendría que hacerse con un presupuesto similar, para de esa forma evitar caer en los vicios de las grandes producciones del género. De mas está decir, que Deadpool 2 contó con un presupuesto similar, y una recepción de la crítica y la audiencia similar e incluso mejor que la primera.

Remedy Entertainment es un estudio finlandés, establecido a mediados de los noventas, y mas conocido por haber creado la saga Max Payne, actualmente en manos de Rockstar. Su estilo de narrativa y gameplay los destacaron por sobre otros estudios, y ha sido su mayor activo a lo largo de los años.

Tras el éxito de Alan Wake, Remedy decidió meterse en las grandes ligas con un proyecto mas que ambicioso, y que contaría con la ayuda de Microsoft con la condición de la exclusividad para su plataforma. Quantum Break fue, como imaginarán, su lanzamiento mas débil. Una mezcla de ideas apañadas por un concepto mas grande del que podrían haber realizado, con ideas interesantes mermadas por ejecuciones pobres.

Lección aprendida, Control, la nueva obra de Remedy recibió solo una fracción del presupuesto, y ese “presupuesto de guerrilla” como se le dice, llevó a que el estudio pusiera otra vez todo el corazón e ideas en el lugar correcto. Control no es perfecto, pero es definitivamente un título de Remedy Entertainment de principio a fin.

Investigando lo Sobrenatural

La historia de Control está inspirada en el mundo conspirativo de la vida real, donde una Agencia gubernamental llamada FBC – Federal Bureau of Control – se encarga de investigar lo sobrenatural, esos fenómenos que desafían la razón. En el mundo de Control, estos eventos se denominan AWEs, una graciosa sigla ya que en inglés, “awe” se traduce en sorprendente. El concepto general de los AWEs es similar a los propuestos en otras franquicias, como Shin Megami Tensei, ya que son creados por el inconsciente colectivo de los humanos.

En Control, seguiremos los pasos de Jesse Faden, protagonista del juego, y persona que será tomada como la directora de la FBC, después de unos eventos al principio del mismo. A lo largo de la campaña, el objetivo de Jesse será el de investigar el edificio de la agencia, en la ciudad de Nueva York. Envuelta en un mundo de sospechas y misterios, Jesse no solo se verá investigando el plano astral, sino que también buscando a su hermano menor, Dylan. Por suerte ella contará con un arma, un Objeto de Poder que irá mejorando para poder superar nuevos desafíos.

La historia por sí sola es interesante, aunque tiene sus momentos, en especial la cantidad de monólogos que pueden resultar un tanto excesivos. Quizás un recuerdo de lo que era la narrativa con Max Payne. Por otro lado, las misiones secundarias ayudan a ampliar el conocimiento del lugar y el mundo de Control y en muchos casos, ofrecen narrativas mas contenidas y con mejor ritmo que la historia principal. Incluso, los mejores enemigos del juego se encuentran en estas misiones, algo extraño, pero bueno de advertir para futuros jugadores.

Control

La industria ha cambiado mucho desde los días de Max y los inicios de los juegos de disparo en tercera persona y el “Bullet Time”, sin embargo, pocas empresas han logrado llegar a la calidad de controles que Remedy tiene. Diría que casi nadie, salvo el caso de Vanquish, ha conseguido esa sensación de diversión al jugar, y Control lo tiene por exceso.

Jesse tiene acceso a un arma sencilla, pero que podremos ir mejorando a lo largo de la trama. Diferentes modos de disparo nos reemplazarán lo que serían otras armas en otros juegos. A su vez, podremos adquirir nuevas habilidades para ampliar el arsenal de opciones a usar en los diferentes encuentros.

En Control no solo tendremos los clásicos elementos de un juego de Remedy, sino que veremos que el escenario se volverá parte de los mismos. Y hablando del escenario, es imposible de reconocer el apartado técnico del título. Posiblemente el mejor exponente de lo que la tecnología de HDR puede hacer en un juego a futuro, y la importancia que tendrá su uso en conjunto a tecnologías de Ray Tracing para darle vida a los mundos del futuro.

A esto se le suma un apartado sonoro excelente, animaciones fluidas y en su mayoría, buenas actuaciones de voz por parte de los actores.

Cortita y al pie

Cuando Quantum Break salió al mercado, todos quedamos un tanto abrumados. Acá teníamos un título de Remedy con un presupuesto a la par de lo que queríamos que el estudio tuviera siempre, y sin embargo nos encontramos con un juego que si bien no era malo, no se sentía del todo bien. Conceptos interesantes eclipsados por malos diseños y una mezcla que no terminaba de cerrar. Control es todo lo contrario, aún cuando no es una experiencia perfecta.

Es cierto, Control tiene sus altibajos, en especial si hacemos solo la historia de forma lineal, pero es uno de esos casos donde la suma de sus partes hacen al todo. Cuando tomamos en cuenta el mundo, el folklore del mismo, las posibles conexiones a Alan Wake y el gameplay, no podemos mas que perdernos en los salones de la FBC, disparando y usando habilidades y descubriendo nuevos misterios.

Se que algunos de los jugadores de PC estarán enojados por la exclusividad que tiene en este momento con Epic, pero este es un juego que recomendaría no perderse, y de paso, darle el apoyo real al estudio.

Notas relacionadas