Cargando...
Los ‘millennials’ transforman el ‘fintech’ por BBVA

Business

Los ‘millennials’ transforman el ‘fintech’ por BBVA

La generación nativa digital ha transformado la forma de ver la televisión, de comunicarse con dispositivos e incluso viajar por el mundo. Ahora quieren también una forma diferente de tratar con los bancos y los actores financieros.
Lunes 15 de Julio de 2019

Están en la mente de todos los analistas. Casi todas las industrias quieren atraerles. Son los ‘millennials’, la generación de jóvenes nacidos entre 1981 y 1994. Como todos los grupos de personas son heterogéneos, pero les unen unas cuantas características: la hiperconectividad a los dispositivos, la preparación en estudios y emprendimiento o incluso su mayor compromiso con el medioambiente y su tolerancia con las minorías que tenían generaciones anteriores.

Si todas las industrias están pendientes de ellos, el sector bancario tampoco es ajeno. La encuesta Millennial Disruption Index de 2013 realizada por la empresa de medios Viacom (propietaria del canal MTV, entre otros) a 10.000 jóvenes estadounidenses hizo saltar las alarmas en el sector: el 73% de los encuestados prefería una solución bancaria o financiera que viniera de Google, Facebook o Amazon antes que confiar en un banco tradicional. E incluso el 71% prefería ir al dentista antes que entrar en su sucursal bancaria.

Los grandes bancos globales se pusieron manos a la obra para atraer a estos jóvenes. Hoy en día las ‘apps’ móviles de banca son su canal favorito de interacción, ya que les permiten gestionar sus cuentas de forma telemática, cuándo y dónde necesiten. Según el estudio de Accenture, The future of payments, el 69% de los ‘millennials’ encuestados las usa a diario o semanalmente, frente a sólo el 17% de los miembros de generaciones anteriores.

De hecho, controlar todo desde el móvil sin pasar por una sucursal es posible. Es el caso de Simple, un banco minorista creado en 2012 y hoy propiedad de BBVA que realiza todo su negocio a través de internet y facilitar a sus clientes el control de las finanzas gracias a la analítica avanzada de datos. A través de algoritmos que interpretan los gastos de los clientes ofrece una ayuda para gestionar los ahorros a través de metas que pone el mismo usuario.

Ahorrar más, pero por el móvil

Se trata, además, de una generación que ha vivido una crisis económica justo en el momento en que accedían al mercado laboral y que mira con mucho más cuidado en qué gastan su dinero y cómo ahorran. Según un reciente informe de Global Web Index, más de la mitad de los ‘millennials’ es favorable a realizar inversiones financieras. Además, entre este grupo, a diferencia de generaciones anteriores, ha disminuido la confianza en los asesores bancarios tradicionales, al tiempo que crecía la credibilidad en las tecnologías relacionadas con las finanzas. Según el mismo estudio de Accenture, el 70% de los ‘millennials’ estadounidense “están interesados en los servicios de asesoramiento de pagos digitales y gestión de gastos que puede darles una mejor comprensión y control de sus gastos personales”.

Ahí las firmas ‘fintech’, que aportan nuevos productos y herramientas disruptivas, tienen mucho que decir. Un ejemplo es Charlie, un ‘chatbot’ de inteligencia artificial que emite consejos a través de SMS y Facebook a aquellas personas con pocos conocimientos financieros. La herramienta, participada por Propel (firma de capital riesgo del BBVA), está personificada por un pingüino y sobre todo permite a los usuarios que interaccionan con él ahorrar consiguiendo mejores precios en aquello que quieren comprar.

Una nueva forma de invertir

“Más que cualquier otra generación, los ‘millennials’ están interesados ​​en la idea de que sus inversiones tendrán un impacto global positivo cuando se trata de temas como la sostenibilidad y el cambio climático”, señala un informe de CB Insights. Con una conciencia real ante estos problemas, los ‘millennials’ buscan colaborar con aquellas empresas que tienen estas premisas en su ideario.

Measurabi es un ejemplo. La ‘startup’ de San Diego es una empresa de datos que ha dado el salto a las operaciones inmobiliarias. Su plataforma ofrece datos medibles de los impactos medioambientales de los edificios a propietarios, constructores e inversores. Así, pueden saber cuán sostenible es una reforma, una construcción o una inversión inmobiliaria.

Otra empresa tecnológica preocupada en el tipo de inversiones que se realizan y su impacto social es Clarity IA, una ‘startup’ lanzada por la española Rebeca Minguela, ganadora del premio ‘Women in Fintech’ en BBVA Open Talent 2017. Se trata de una plataforma que recoge datos sociales y medioambientales de las empresas (emisiones de CO2, rotación de empleados, presencia de mujeres en el consejo de administración) para ofrecerlos a inversores y que tengan más información y una conciencia social a la hora de invertir.

Los intereses de la sociedad van cambiando con los años y la generación ‘millennial’ ha llegado para establecer nuevos parámetros de conducta y ser escuchados.

 

Tomado de: BBVA

Notas relacionadas