Cargando...
Las Mulitas Golf Club, la cuna del campeón

Golf

Las Mulitas Golf Club, la cuna del campeón

25 de Mayo recibió a Abel Gallegos, el primer argentino campeón del Latin American Amateur Championship.
Martes 21 de Enero de 2020

Si hay algo que caracteriza a este pueblo de gente amigable y tranquila es su relación con un animal muy particular de nuestra región: la mulita. No solo su gran laguna tiene el nombre “Las Mulitas”. Su club de polo por ejemplo, se llama “Fortín Mulitas” y es cuna de importantes polistas como los Monteverde o Mariano Aguerre, 9 veces ganador del Abierto Argentino de Polo. La rotonda previa a la entrada al pueblo también cuenta con un monumento disruptivo en forma de chatarra en homenaje a este animal, de la familia de los armadillos.

El deporte principal como casi todo municipio en argentina es el futbol. Se respira verde, su plaza principal, sus anchas calles y sus clubes de barrio demuestran esta pasión. Tiene entre sus personajes históricos a “Juanchi” Taverna ex delantero de Banfield, dueño del récord de marcar 7 goles en primera en 1974.

Pero más allá del pueblo, pasando las calles de 25, se encuentra el modesto “Club de Golf Las Mulitas”. El trazado de 10 greenes (con 1 green isla estrenado recientemente) y sus 18 distintas salidas para poder completar la ronda par 71, desafía a todo aquel que quiera acercarse tentado por este deporte. De las entrañas del club, que se origina en enero de 1987 luego de firmar un convenio con el Automovil Club de la ciudad para que les ceda la chacra donde funcionaba el circuito de carreras, nace un chico de 1,91 de altura y unos 100 kilos que viene dando que hablar hace varios años.

“Desde chiquito ya nos dimos cuenta de sus grandes condiciones. Cómo se paraba frente a la pelota. Además le encantaba desafiarte, jugaba siempre por la coca” nos cuenta su presidente Franco Mediotte, acerca de Abel Gallegos, quien ayer volvió a sus pagos consagrado como el mejor amateur de latinoamerica después de ganar el Latin American Amateur Championship.

Abelito, este ex arquero que un día a los 5 años se topó con el golf de casualidad (a través del profesor Raúl Bordato que le regaló un palo) y que luego de adolescente eligió colgar los guantes para dedicarse de lleno a este deporte, logró el domingo obtener un boleto para el Masters de Augusta, el sueño de todo golfista y nada menos que para el Open Championship, el torneo más antiguo del mundo.

“Estoy muy contento de que me hayan recibido así, todo el pueblo fue a La Mulita lloviendo (en referencia el monumento anteriormente mencionado). El año pasado cuando vi el LAAC sentado con mi papá en el sillón le decía, pensá que el que lo gana va a Augusta. Es un sueño hecho realidad” fueron las palabras del veinticinqueño de solo 17 años al terminar la caravana de recibimiento en su club de origen. Muchos ya lo comparan con el Pato Cabrera, por su talla y la manera de manejarse en la cancha sin presión cómo si fuese el patio de su casa. Entre los medios españoles algunos le ven semejanzas al prodigioso Jon Rahm. El argentino ganó el LAAC con una presteza impresionante y generó una repercusión impensada para esta ciudad a apenas dos horas de Buenos Aires que vive al ritmo de pueblo.

“El mensaje para todos los que no se animan al mundo del golf es que se acerquen, Abelito empezó de esa manera, medio de casualidad. Todo es posible, este deporte te da eso. Ojalá lo de Abel sea un efecto domino en positivo, que toda la comunidad se acerque al golf, sin límites de edad ni condiciones socioeconómicas” expresa su presidente orgulloso de lo logrado por este chico que termina de manifestar el gran trabajo que se viene haciendo en la escuela del club local.

 “Desde Pedro y luego Ary Rodriguez (su hijo, que a nivel amateur fue muy importante), se viene plasmando mucha profesionalidad en la formación que se les da a los chicos del club. Ary tiene la camiseta del Mulitas puesta y un sentido de pertenencia que es muy importante para esta institución que es chica pero grandiosa a la vez”.

La sequía argentina en el LAAC, este torneo amateur que se lleva a cabo desde 2015, hizo que el triunfo no fuera solo de Abel, sino de todo el país. Fue un desahogo. Una alegría compartida que quedó demostrada cuando sus compañeros entraron a festejar con el en el hoyo 18. Abel es aquel chico que todos miran con un gran futuro pero que la mayoría destacada sobre todo por la gran persona que es. Desde sus enfrentamientos con su amigo (casi hermano como lo definen miembros del club) Tomás Maradei Mazza en la cancha de Mulitas, donde se fue gestando una sana competencia que fue elevando el nivel de ambos, al presente estelar de hoy pasaron muchos años.

“Lo cierto es que a Gallegos le da igual pararse en Las Mulitas a jugar 9 hoyitos con alguien cualquiera que a pelear por un lugar en el Masters” destacan sus allegados. Aunque Abel admite que le costó mucho dormir la noche previa al cierre del LAAC. Se convertirá en el argentino más joven en participar por la chaqueta verde en Abril, en la cita más esperada por todos y tendrá el gusto de pasearse entre las azaleas de Augusta. Más tarde, ya en julio lo esperará el Open Championship en Royal St Georges, Inglaterra, en donde también se topará con los golfistas más importantes del mundo en miras de la Claret Jug y la oportunidad de convertirse en el “Champion Golfer of the Year”, galardón máximo en este deporte.

La caravana de ayer para el recibimiento al ganador del LAAC fue épica. Más de 200 autos y alrededor de 1000 personas esperando al hijo pródigo en la rotonda de la mulita de chatarra. De ahí a la plaza principal arriba del camión de bomberos. Ya eran casi las 12 de la noche y los vecinos salían en medio de la lluvia a alabar al campeón. Todo terminó donde empezó la historia de Abel, su querido club de golf “Las Mulitas”. Tal como lo llama su madre Guillermina: este “pequeño gran gigante” empezó el domingo a dar la primera pincelada de una historia que parece proponer muchos capítulos interesantes más.

Todos recordarán en sus pagos el día de ayer, cuando “Abelito” pasó a llamarse “Abel”.

Notas relacionadas