Cargando...
Daniel Orsanic: "Si Del Potro logra tener continuidad durante 2019, este será su año"

Tenis

Daniel Orsanic: "Si Del Potro logra tener continuidad durante 2019, este será su año"

Martes 26 de Febrero de 2019

Daniel Orsanic, excapitán argentino de la Copa Davis, charló con Milenium Sports acerca de su experiencia al mando del equipo nacional, su relación con Juan Martín Del Potro, el cambio de formato de la Copa y su futuro dentro del deporte.

Luego de ser separado del cargo de capitán de Copa Davis previo a la serie de repechaje ante Colombia, Orsanic fue invitado a formar parte de un canal de deportes en el cual se desempeña como comentarist de los partidos de tenis del circuito profesional. En este nueo desafío ha encontrado un lugar para ver y analizar el tenis de otra manera.

¿Se te hace fácil transmitir y contar lo que ves en la cancha?

Me siento cómodo viendo tenis. Siempre busco aprender más. Le pido a gente de confianza que me critique en todo lo que pueda para darme cuenta en donde puedo mejorar. Intento mandar algún mensaje para lo más chicos o para el tenis social cada vez que puedo.

Y dentro de lo deportivo, ¿en qué andas?

Estoy viendo algunos torneos, dándoles asesoría a algunos chicos jóvenes. Pero más que nada enfocado en el trabajo con ESPN.

¿Te vas a dar un descanso dentro de las canchas?

Sí, he tenido algún ofrecimiento para acompañar a tenistas profesionales pero yo ya me había comprometido con la televisión y los torneos a lo que apuntan estos jugadores son los mismos en los que voy a estar transmitiendo. Era algo incompatible. Respeto los compromisos que tomo.

¿Qué vislumbras del circuito en el 2019?

Todavía hay jugadores por arriba de los 30 años que siguen haciendo méritos para quedarse en lo más alto del ranking. Nos siguen regalando su mejor tenis en su mejor momento como Novak Djokovic. Es una camada de jugadores que uno no quiere que dejen de jugar, más allá que obstaculicen el camino a los más jóvenes. Es una generación espectacular tanto en lo tenístico como ejemplo de deportistas para lo más chicos. Pero tarde o temprano va a ocurrir un recambio.

Creo que el futuro de Roger Federer depende mucho de cómo le vaya en los torneos grandes. En caso de que no sean buenos los resultados creo que se va a plantear el hecho de darle un cierre a su carrera. En cambio a Rafa Nadal y Djokovic los veo más vigentes, los vamos a tener un par de años más.

Si se recupera Juan Martín Del Potro, ¿puede ser su año?

Siempre fui cauteloso para opinar sobre la carrera de un jugador. El mayor obstáculo de Juan Martín es la continuidad durante la temporada. Si logra esa ansiada continuidad, no hay dudas de que puede pelear arriba. Tiene un arranque de año muy exigente porque debe cuidar muchos puntos que hizo el año pasado. Pero le tengo mucha confianza. Tanto él como su equipo saben volver de parates largos.

¿Crees que está a nivel de los grandes jugadores?

Si, de hecho le ha ganado a todos. Hay una estadística que muestra que él es el que más veces le ganó a los N°1 sin llegar a serlo. El nivel lo tiene, el problema es la falta de continuidad por lesiones físicas.

Sos una de las personas que más contacto tuvo con él, ¿cómo lo definís?

Cuando se abre es un tipo híper profesional, muy simple, muy agradable para convivir. Pero al mismo tiempo, tuvo experiencias a lo largo de su carrera para nada buenas que lo han marcado (Copa Davis Mar del Plata 2008). Mi experiencia fue muy buena, tuvimos la virtud de ganarnos su confianza y la de su entorno.

¿Qué análisis haces del resto de los tenistas argentinos?

La gran ventaja que tiene Diego Schwartzman es que disfruta del camino, del trabajo de estar ahí. Logró cosas que muchos no creían. Guido Pella siempre está agazapado. Yo creo que la final de Córdoba hubiese sido un puntapié importante para él, sacarse esa mochila de perder finales. Pero lo veo jugando muy bien. Siempre le tuve mucha confianza. Y lo de Juan Londero es una alegría para todos. El título del ATP le dio un salto de calidad a su carrera.

¿Cómo ves a los juveniles?

Hay muchos chicos como Facundo Díaz Acosta, Sebastián Báez, Francisco y Juan Manuel Cerundulo que están luchándola. Algunos dando sus primeros pasos en el profesionalismo, pero son procesos duros y difíciles que suelen tomar tiempo. Tarde o temprano se van a insertar pero hay que esperarlos un poco.

¿Qué opinas del nuevo formato de la Copa Davis?

La intensión de cambio está bien, pero hay que ver cómo sale. Es más parecido a un torneo interclubes que a lo que estamos acostumbrados. Fue un cambio rotundo.

¿Qué pensás acerca de lo que vivió Marco Trungelliti?

El foco se desvió en las críticas hacia su persona y no en dar a conocer el nombre de la persona que lo contactó. Es inconcebible que se lo haya señalado a Marco de hacer las cosas mal. Él hizo lo justo, denunció. Me parece totalmente injusto el trato que recibió. Me encantaría que los que la pasen mal sean los que arreglan los partidos, no los que cumplen con lo que tienen que hacer.

¿Te tocó vivir alguna situación similar?

Sí, me enteré de casos. Estuve presente en torneos en  los cuales se les ha ofrecido dinero a tenistas profesionales y yo denuncié al organismo encargado (TIU) y me dijeron que ya estaban al tanto pero que se les hacía muy difícil probarlo. Ese es el gran problema, saben de jugadores que hacen estas cosas pero no lo pueden probar.

Desde mi lado, yo hablé con varios juniors para advertirles de estas situaciones, que tientan pero que a la larga no les va a servir para nada. Todos entendemos que es difícil llegar a vivir de esto, pero es injustificable que busquen abrir el camino de esta forma.

Desde tu salida, ¿volviste hablar con la nueva dirigencia?

Mi última conversación fue cuando Mariano Zabaleta y José Acasuso me citaron para hablar antes del partido de Copa Davis versus Colombia y me anunciaron que no iba a ser más el capitán.

¿Volverías a juntarte?

Nuestro tenis es mucho más importante que cualquier nombre. Pero siempre dije que estoy dispuesto a ayudar al tenis argentino.

Repaso general de quien fue la cabeza del equipo que entregó el mayor logro al tenis argentino en 2016, y que hoy se ve lejos de volver a trabajar por los colores nacionales aunque nunca pierda la intensión de aportar su granito de arena.

Notas relacionadas