Cargando...

Del ‘café veloz’ al agónico gol de Palermo, la última vez que Argentina jugó un repechaje

Argentina disputó un único repechaje en 1994 y al único Mundial al que no clasificó fue al de México 1970. A continuación un breve repaso de la Selección argentina por las Eliminatorias sudamericanas.

A menos de un mes de lo que serán las dos últimas fechas y definición de las presentes Eliminatorias Sudamericanas, Argentina marcha quinto en  la tabla de posiciones y si va camino al repechaje intercontinental ante Nueva Zelanda.

Lo cierto es que, históricamente la Albiceleste no ha pasado mayores sobresaltos para clasificarse a la Copa del mundo salvo contadas oportunidades que hoy vuelven a salir a flote de cara a los últimos partidos.

Salvo los cinco primeros mundiales en donde Argentina fue como invitado a los primeros dos y ni siquiera participó de Eliminatorias en los siguientes tres, el equipo salió casi siempre primero en su grupo.

Fue previo al Mundial de México 1970 cuando la Argentina no superó la tercera posición y no se clasificó así a la Copa del Mundo. En 1982 y 1990 fue directamente como campeón defensor y en 1994 clasificó al repechaje frente a Australia.

En aquella ocasión, recordadas declaraciones de Diego Maradona acerca un supuesto estimulante escondido en un café hicieron eco del “ganar como sea” con tal de llegar al Mundial. Una vez en Estados Unidos el equipo hizo agua y con el mismo Maradona suspendido por doping no pudo superar a Bulgaria ni a Rumania quedando eliminado.

A partir de entonces y hasta las Eliminatorias del 2010 que el equipo casi no pasó sobresaltos con dos primeros lugares y un segundo, rumbo a Francia 1998, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006 respectivamente.

Con un cambio entrenador en el medio y un equipo casi sin identidad de juego, dos triunfos agónicos ante Perú y Uruguay en las últimas fechas clasificaron al equipo en cuarto lugar de forma directa a la Copa del Mundo. De aquella doble jornada todos recuerdan el gol sobre la hora a Perú de Martín Palermo, y la anotación en Montevideo de Mario Bolatti, de la mano de los expresivos festejos de Diego Maradona.

Para el 2014, un sólido equipo de Alejandro Sabella aprovechó la ausencia de Brasil y casi sin sobresaltos se metió en el Mundial que meses después terminaría siendo un subcampeonato.

Ahora, Argentina marcha quinta en la tabla rumbo a Rusia 2018 y con Perú y Ecuador como próximos rivales apunta a una mejoría casi instantánea de los dirigidos por Sampaoli para evitar así el ida y vuelta con los oceánicos, o bien, quedar afuera del Mundial directamente.        

Notas relacionadas